Todos sufrimos en algún momento depresiones ocasionales, que quizás no sean tan graves para ser tratadas con medicamentos, pero una buena alimentación ayuda a combatirlas.

El zinc aparentemente ayuda a atacar los estados depresivos, por eso si se come bastantes frutas y los vegetales frescos, estarás obteniendo este importante mineral para que químicamente tu cuerpo no te provoque una fea depresión. Sin embargo, el alimento más rico en zinc es el marisco denominado ostra.

Por otro lado, el trigo en sus distintas presentaciones tiene un alto contenido de niacina y pridoxina, sustancias que también son requeridas para las reacciones biológicas que evitan la depresión. Estas sustancias y otras igual de fundamentales se pueden encontrar en el hígado, los frijoles, y las almendras.

De igual forma, los azúcares, los cereales, las pastas, y los panes juegan un papel clave en la lucha contra el desorden depresivo, pues estos aumentan el nivel de carbohidratos que hay en el organismo, y entonces aportan mucha energía.

Otro elemento que debe abundar en el cuerpo humano para que esté protegido contra la depresión es el hierro. Para obtenerlo hay que comer carne de cerdo, de pollo, o de ternera, las espinacas, los mariscos, los huevos, el hígado y los riñones.

No podemos olvidar el magnesio, el cual resulta ser de vital importancia para contrarrestar las depresiones. Este mineral lo encontramos en los pescados en general y en las verduras frescas, por lo que es recomendable que estos alimentos sean incluidos en nuestra dieta.

 

Ahora bien, si aún después de seguir estos consejos al pie de la letra, la condición depresiva continúa se debe acudir al médico inmediatamente, pues esto indica que la depresión tiene otros orígenes.

Aún cuando la alimentación es un factor influyente que puede provocar depresión o más bien eliminarla, también es cierto que muchas veces las depresiones son un síntoma de desequilibrios emocionales o producto de ciertas condiciones ambientales o incluso genéticas. En tales casos, sólo la ayuda de un experto en la materia puede ayudar.

Sin embargo, tener una alimentación sana y conocer aquellos alimentos que nos ayuden a combatir enfermedades y otras afecciones es siempre útil, ya que si mantenemos un buen régimen alimenticio las posibilidades de contraer alguna enfermedad se reducen.